¡La solución al mayor problema de la energía verde! Finlandia, el país que instala la primera «batería de arena» a gran escala del mundo


Debido al cambio climático y al rápido aumento de los precios de los combustibles fósiles, la inversión de producción de nuevas energías renovables, se ha vuelto en uno de los desafíos más grandes para el mundo.

Si bien pueden incorporarse rápidamente más paneles solares o torres eólicas a las redes eléctricas, estas fuentes de energía también plantean grandes desafíos, ya que, no siempre coincide su captación con su uso, en otras palabras, cómo se podría mantener las luces encendidas cuando el sol no brilla o no hay suficiente viento.

La solución a este problema, se encuentra en las baterías de gran escala con la capacidad de almacenar y equilibrar las demandas de energía a medida que la red se vuelve más ecológica.

Por ello, en la ciudad de Kankaanpää, un equipo de jóvenes ingenieros finlandeses instalaron la primera «batería de arena» completamente operativa, que puede almacenar energía verde durante meses. Se trata de un sistema de almacenamiento de energía térmica, construido en torno a un gran depósito de acero aislado (4 m de ancho y 7 de alto) lleno de arena.

El sistema de Polar Night Energy, basado en su tecnología patentada, se ha puesto en línea en el sitio de una planta de energía operada por la empresa de servicios públicos Vatajankoski.

«Siempre que hay un gran aumento de electricidad verde disponible, queremos poder almacenarla muy rápido», dijo Markku Ylönen, uno de los dos fundadores de Polar Night Energy que han desarrollado el producto.

La arena es un medio muy efectivo para almacenar calor y pierde poco con el tiempo. Los desarrolladores dicen que su dispositivo podría mantener la arena a 500C durante varios meses.

“Esta innovación es parte de la transición energética inteligente y verde. Los almacenamientos de calor pueden ayudar significativamente a aumentar las energías renovables intermitentes en la red eléctrica. Al mismo tiempo, podemos preparar el calor residual a un nivel utilizable para calentar una ciudad. Este es un paso lógico hacia la producción de calor sin combustión”, dijo Markku Ylönen.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: