Arbitro salvadoreño Iván Bartón puso en su lugar al técnico brasileño porque quiso calentar el partido con mal comportamiento


El juego de cuartos de final de la Copa América entre Uruguay y Brasil tuvo todo menos fútbol, según las estadísticas finales, el partido tuvo 41 faltas, cuatro amarillas y un expulsado. Esto expone lo picante que estuvo el juego en el futurista Allegiant Stadium de Las Vegas.

Como un verdadero clásico del fútbol sudamericano, tanto uruguayos como brasileños, se enfrascaron en una carnicería, propio del cono sur en el choque que finalmente se definió en penales para la Celeste.

En este duelo, estuvo Iván Barton como cuarto árbitro y claro que tuvo participación. Cuando al minuto 73 y con ayuda del VAR fue expulsado Nahitan Nández por una fuerte entrada sobre Rodrygo, se armaron movimientos en las áreas técnicas, entonces Barton tuvo que intervenir para detener los reclamos del técnico de Brasil Dorival Júnior junto a sus asistentes.